COMO COMENZAR BIEN EL CURSO
18 septiembre, 2019
Ver todos

¿QUÉ SABES DEL MINDFULNESS?

¿QUÉ SABES DEL MINDFULNESS?

El origen del Mindfulness surgió en Kapilavastu hace aproximadamente dos mil quinientos años, en la que ahora es frontera entre Nepal y la India. Esta práctica surgió de la curiosidad de un hombre, nacido y criado en un ambiente cortesano, llamado Siddharta Gautama, hijo de Suddhodana, monarca de los Sakya, clan de la región en la que nació. Las fechas de su nacimiento y muerte son inciertas. La mayoría de los historiadores datan su existencia alrededor del 400 antes de Cristo.

Después de contraer matrimonio y, cansado y desmotivado de su condición principesca, muy afectado por los sufrimientos de su pueblo, se entregó a un ascetismo riguroso.

Tras varios años de meditación sin resultados, una noche de luna llena de mayo, se sentó bajo una higuera sagrada en Uruvela, a orillas de un afluente del río Ganges. Había decidido no moverse de allí hasta alcanzar el verdadero conocimiento. Mientras allí se encontraba superó las tentaciones que le tendió el dios Mara que lo intentó embaucar con todo lo que pudo y más, Esa misma noche le llegó la iluminación. Fue en ese momento en el que Siddharta Gaudama se convirtió en el Buda, o lo que es lo mismo, el Iluminado.

No se han encontrado registros hechos en vida de Gautama, ni escritos realizados pocos siglos más tarde tras su muerte. Su experiencia y su esencia paso de una generación a otra gracias a relatos orales. Los textos budistas de Gandhara son los manuscritos budistas más antiguos que han llegado hasta nuestros días, escritos entre los siglos I y III antes de Cristo.

Podemos decir que el origen del Mindfulness o atención plena está en la meditación Budista, la cual se ha simplificado para adaptarse a la forma de entender el mundo occidental, desligándose del componente místico, religioso u oriental.

La palabra Mindfulness es la traducción al inglés de la palabra sati, que significa “conciencia”. Sati es un término que proviene del idioma pali, que es el que se utilizó para escribir las enseñanzas de Buda. Mindfulness se ha traducido al español como “Conciencia plena” o “Atención plena”.  A medida que la ciencia actual adopta al Mindfulness se aleja de sus raíces ancestrales y su significado se amplía. Por ejemplo, actualmente Mindfulness implica cualidades mentales como “no juzgar”, “la aceptación” y “la compasión”. 

A principios de los años 70 empezaron las evidencias acerca de los beneficios del Mindfulness en el tratamiento de algunos síntomas psicológicos, llamando la atención de la comunidad médica.

Fue Jon Kabat-Zinn  de la Universidad de Massatchussets el que introdujo un primer programa de 8 semanas de entrenamiento en técnicas de Mindfulness para pacientes que experimentaban dolor intratable, originado por diferentes enfermedades (traumatismos, cáncer…) y que no respondía a las terapias convencionales. 

A finales de los años 70 fundó la Clínica de Reducción del Estrés en el Centro Médico de la Universidad de Massachusetts, una de las más importantes del mundo. Desde entonces, su aplicación como una técnica para mejorar la calidad de vida de los individuos sanos crece de manera exponencial.

En este momento, una cuarta parte de las grandes empresas de EEUU han puesto en marcha iniciativas de Mindfulness y reducción del estrés. En Europa cada día son más las compañías que se van dando cuenta de sus beneficios y lo están poniendo en práctica. 

Así mismo, la práctica de  Mindfulness se está convirtiendo en una asignatura imprescindible de los programas de desarrollo directivo en escuelas de negocio y un instrumento indispensable para el liderazgo de vanguardia.

Las intervenciones en Mindfulness como la investigación científica, han proliferado por todo el mundo, cada vez surgen nuevas evidencias que apuntan que Mindfulness tiene un amplio potencial de aplicaciones. De estas evidencias y noticias se hacen eco los medios de información, las redes sociales…pero…

¿Qué es realmente Mindfulness? 

Mindfulness representa un estado de conciencia que implica prestar atención a la experiencia del momento presente. Este estado se cultiva y se desarrolla mediante la práctica de la meditación y ofrece un método por el cual nos volvemos menos reactivos a lo que nos ocurre en el momento actual. Mindfulness constituye una manera de relacionarnos con la totalidad de la experiencia (ya sea positiva, negativa o neutra) y nos aporta un medio con el que poder reducir nuestro nivel general de sufrimiento y aumentar el nivel de bienestar. 

¿Qué distintas definiciones encontramos de Mindfulness?

  • Prestar atención al momento presente, sin juzgar (Kabat-Zinn).
  • Es la consciencia que emerge a través de poner atención intencional, en el momento presente, de manera no condenatoria, del flujo de la experiencia, momento a momento (Kabat-Zinn). 
  • Conciencia de la experiencia presente con aceptación (Germer).
  • Es el mantenimiento de una consciencia viva a la realidad del momento presente (Hanh).
  • Es la observación no condenatoria del fluir de toda la estimulación externa e interna tal como ella aparece (Baer).
  • Es la clara y simple consciencia mental de lo que nos está ocurriendo a nosotros y en nosotros en los sucesivos momentos de la percepción (Nianaponika Thera).
  • Una clase de conciencia centrada en el presente, no elaborativa ni condenatoria, en la cual cada pensamiento, sentimiento o sensación que surge en el campo atencional es reconocido y aceptado tal y como es (Bishop et al).

¿Qué beneficios promueve esta práctica?

  •  Aprendemos a vivir más conscientemente, “respondiendo” en vez de “reaccionando”.
  • -Vamos desinstalando nuestros hábitos inconscientes y pilotos automáticos.
  • Experimentamos la vida, lo que nos acontece, más intensamente y nos sentimos más vivos.
  • Habitamos el presente y vamos soltando el lastre del pasado y la ansiedad ante el futuro.
  • Potenciamos la creatividad: aparecen alternativas diferentes ante situaciones habituales y nuevas claves para convivir con nuestra experiencia vital, sea la que sea.
  • Nos relacionamos con nuestras circunstancias concretas y con los demás con mayor flexibilidad, apertura y equilibrio.
  • Integramos de forma sana emociones difíciles como el estrés o la ansiedad.
  • Ensanchamos nuestra capacidad de sostener el dolor sin caer en el sufrimiento estéril y paralizante.
  • Crecemos en equilibrio personal y nos sentimos más centrados y con mayor bienestar.

Buen presente!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.