CÓMO PONERTE EN FORMA Y MANTENER MOTIVACIÓN Y CONSTANCIA
11 septiembre, 2019
¿QUÉ SABES DEL MINDFULNESS?
2 octubre, 2019

COMO COMENZAR BIEN EL CURSO

Se acaba el verano, has desconectado, relajado, descansado, divertido, todas nuestras rutinas han sufrido un parón. Has dejado las dietas, el ejercicio las obligaciones en casa, en el colegio, en el trabajo pero…todo se acaba!!!

Llega el momento de entrar nuevamente en la rutina, cambiar la playa o el monte por la oficina; la cervecita por comer sano o la tumbona por nuestro deporte habitual.

Si ya tienes costumbre de cuidar tus hábitos te costará un poco volver a ellos pero, si no tienes esa costumbre, es el momento perfecto para mejorar tu estilo de vida, ser más saludable.

¿Cómo empezar a cambiar?

Plantéate pequeños objetivos que te hagan más fácil el paso que tienes que dar. Aquí te dejamos algunas ideas:

  • Aprovecha algún momento de la semana para hacer turismo en tu ciudad. Has descubierto que te gusta conocer otros lugares y en tu vida diaria seguro que también puedes hacerlo. Busca ese paseo por tu ciudad que siempre quieres hacer o visita ese museo que aún no has visto.
  • Evalúa que cosas del verano te han sentado bien y repítelas en casa. Tal vez hayas visto menos la televisión o has usado menos el móvil. Marca conscientemente los tiempos que quieres dedicarles y cúmplelos, no dejes que roben tiempo inconscientemente.
  • Si te ha sentado bien leer un libro que hace tiempo que tenías ganas, busca ese momento en tu día, es tuyo. Quizás no leas tan rápido pero será un momento de conexión con ese descanso que has tenido.
  • Apúntate a alguna actividad física de grupo, conocerás gente diferente y tendrás sensación de ser más activa. Puedes elegir una actividad que además te ayude a mejorar la salud.
  • Planea un nuevo viaje, no hace falta que sea lejos ni que sea caro. El momento de la búsqueda es también placentero.
  • Conecta con los sonidos y los olores del lugar en el que has estado de vacaciones. Escucha la música típica de ese lugar que escuchabas, compra esas veles que recuerdan a ese lugar o ese aceite que tomabas en el desayuno. 

Las vacaciones dejan huellas en nuestros sentidos, aprovéchalo.

En resumen, las actividades típicas del verano que tanto nos ha gustado pueden no ser exclusivas de él, puedes llevarlas a tu vida cotidiana.

Cuídate y mímate, que lo bueno del verano no se acabe y te dé energía para retomar buenos hábitos o para los cambios que siempre has querido y necesitado hacer.

¡¡¡¡ Ánimo !!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.